La asistencia a personas mayores en Las Palmas de Gran Canaria es mucho más que un servicio, es un acompañamiento de calidad mediante el cual se brinda a nuestros ancianos todas las facilidades que les permitan llevar una vida más autónoma y satisfactoria.

Con los avances médicos y tecnológicos de nuestros días, la esperanza de vida ha aumentado notablemente los últimos años, y con ello el número de personas mayores en nuestra sociedad. En ocasiones, el concepto de vejez se acompaña de connotaciones negativas y estereotipos erróneos. Sin embargo, no podemos olvidar que nuestros mayores son nuestro bien más preciado, son nuestros abuelos, nuestros padres o tíos, son sabiduría, son nuestra historia y nuestras raíces; en definitiva, un tesoro que debemos cuidar y proteger.

La asistencia a personas mayores en Las Palmas de Gran Canaria es una oportunidad que tenemos como sociedad de devolverles a nuestros abuelos una pequeña parte de cuanto nos han dado, una forma de brindarles una vejez más digna y feliz. Este servicio permite a la persona mantener su rutina y permanecer en su hogar, pero facilitándole múltiples servicios que le ayuden a superar las barreras de la edad.

Conforme nos hacemos mayores, perdemos energía, lo que nos dificulta realizar pequeñas tareas rutinarias, como cocinar o lavar la ropa, y, sobre todo mantener la higiene diaria tan importante en estos momentos. Esto puede provocar culpabilidad, tristeza y falta de autoestima o de vitalidad en el anciano, que cada vez encuentra menos motivaciones en su día a día. 

Está en nuestra mano ofrecer una pequeña ayuda en esas tareas, quitándoles trabajo y preocupaciones y dejándoles tiempo para disfrutar de cosas más importantes. La asistencia a domicilio, además de ofrecer múltiples servicios que van desde tareas domésticas a servicios médicos y de la salud, propone un acompañamiento personalizado para devolverle a la persona la máxima autonomía y poder sobre sus decisiones.

En Banahore Ayuda a Domicilio no olvidamos a nuestros mayores, pues sin duda son nuestro mayor tesoro, y, estamos empeñados en cuidarlos, protegerlos y mantenerlos a salvo.