Una demanda cada vez mayor por parte de la sociedad es la asistencia a personas mayores en Las Palmas de Gran Canaria, pues el envejecimiento progresivo de la población unido al aumento de la esperanza de vida propician la necesidad de personal cualificado para ayudar a personas que a medida que van siendo mayores van perdiendo capacidades pero quieren seguir haciendo la misma vida de siempre mientras sea posible.

Para ello necesitan ayuda, por ejemplo, en tareas como el cuidado de la casa, la realización de gestiones, desplazamientos, y el aseo personal. Y su decisión más delicada suele consistir en la elección de su ayudante. El personal ayudante para la asistencia a personas mayores en Las Palmas de Gran Canaria debe contar con dos rasgos característicos. Sin duda, las notas que diferencian al buen profesional de la ayuda a personas dependientes son básicamente dos: la inteligencia emocional y la vocación.

Se precisa inteligencia emocional para tranquilizar a la persona dependiente en las situaciones de crisis, para tranquilizarle, empatizar con ella y transmitirle seguridad. La confianza es clave en la relación entre el ayudante y el ayudado. El ayudante será una persona muy importante en la vida del mayor dependiente, le conocerá y sabrá proporcionarle ese equilibrio y tranquilidad que necesita.

La vocación se resume en hacer un trabajo que te gusta. El ayudante perfecto de personas dependientes está encantado con su trabajo y se siente bien contribuyendo a que los demás tengan una vida con la mayor calidad posible. Afrontan las dificultades junto a la persona afectada y le transmiten vitalidad, optimismo y sentido del humor. En situaciones duras es donde se destaca el ayudante vocacional, cuando vienen mal dadas. Afrontar las dificultades de la vida es más fácil contando con un ayudante vocacional.

En Banahore Ayuda a Domicilio nuestro personal es vocacional y emocionalmente inteligente. Estamos encantados de ayudarte si lo necesitas.